Herencia

Para iniciar, aclaremos algunos conceptos; la herencia son los bienes, derechos y obligaciones que una persona deja al momento de morir; ésta puede ser testamentaria, cuando la persona en vida y en pleno uso de sus facultades a través de un documento notariado deja repartidos sus bienes. Es intestada cuando la persona no ha dejado testamento o no tiene un valor jurídico.

La sucesión es el proceso mediante el cual se pasan los bienes de la persona fallecida, a unos herederos o beneficiarios que están clasificados de la siguiente manera:

  • Primer nivel: hijos, nietos y bisnietos
  • Segundo nivel: Padres, abuelos y bisabuelos
  • Tercer nivel: cónyuge
  • Cuarto nivel: hermanos y sobrinos
  • Quinto nivel: parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad
  • Sexto nivel: el estado

HerenciaEn la sucesión intestada, los sucesores son establecidos por la ley con base en los niveles de herederos, mientras que en la testamentaria la persona antes de morir escoge libremente a quien dejará sus bienes, mediante un testamento hecho por vía notarial y con testigos.

Ahora veamos donde se lleva a cabo la diligencia de la sucesión; hay dos maneras de hacerlo; si los herederos no llegan a ningún acuerdo, es necesario ir a los juzgados, en caso contrario las partes pueden acercarse a la notaria más cercana al sitio donde falleció el causante con los siguientes documentos:

  • Cédulas y registro civil de los interesados para demostrar parentesco
  • Registro civil de nacimiento y defunción del causante (difunto)
  • Escrituras de los inmuebles con sus respectivos paz y salvos
  • Tarjeta de propiedad de los vehículos y comprobante de pago de los impuestos
  • Inventario y avalúo de los bienes
  • Poder del abogado
  • Por los menos uno de los interesados debe ser mayor de edad

Es importante nombrar un abogado para que los represente y elabore los respectivos avalúos de los bienes y la repartición, esto permitirá que el proceso sea más corto y por lo tanto más económico. Si definitivamente las partes no llegan a un acuerdo entonces deberán iniciar una demanda de sucesión y asumir todo el desgaste de dinero y tiempo que esto acarrea. Por todo lo anterior piense si vale la pena ir a los juzgados o llegar a un acuerdo como personas civilizadas y repartir de manera equitativa lo que otra persona tal vez con mucho esfuerzo pudo conseguir durante toda una vida de trabajo, con la esperanza de que al momento de partir, su familia no quedara desamparada.

Herencia y sucesión en Colombia
Calificar este artículo

Opiniones sobre el tema

 
  Suscribirse  
Notificar sobre